La cuenca del Paraná tiene 70 millones de hectáreas afectadas por la sequía: cuándo se podría revertir

La situación afecta al sur de Brasil, Argentina y Paraguay; aseguran que tiene múltiples causales esta problemática. La bajante de los ríos en la cuenca del Paraná no es nueva. En los últimos meses se reportó la falta de lluvias y, además, se sumaron otros puntos. Desde el Servicio Meteorológico Nacional analizaron la situación actual y cuáles son las perspectivas para los próximos meses.

La cuenca del Paraná tiene 70 millones de hectáreas afectadas por la sequía: cuándo se podría revertir

En este sentido, el informe detalló que el 75 % del área de la cuenca del Paraná está afectada por sequías moderadas a excepcionales, que equivale a 70 millones de hectáreas.

Esta situación crítica afecta la navegación fluvial, las tomas de agua urbana, la generación de energía, la fauna íctica, el riesgo de incendios y la modificación de cauces y paisaje. Desde el SMN señalaron que las causas son varias como la falta de lluvias, el aumento de la demanda hídrica, la explotación de la tierra y sequía severa prolongada en el sur de Brasil, Argentina y Paraguay. 

Al analizar la cuenca del Plata, los informes arrojan que el 45 % se encuentra afectada por sequías extremas a excepcionales. Esta cuenca contempla una mayor superficie y ocupa la quinta parte de Sudamérica, abarcando territorios de cinco países

Por su parte, la cuenca del río Paraguay también tiene aproximadamente el 75% de su área afectada por alguna categoría de sequía. “El 62% de la superficie se ubica entre las categorías de sequía moderada a excepcional, lo que equivale a 68 millones de hectáreas”, informaron desde el SMN.

Perspectivas  

En cuanto a cuándo se podría revertir esta situación, los analistas miran el informe climático trimestral. En este sentido, el pronóstico para agosto, septiembre y octubre indica mayor probabilidad de ocurrencia de precipitación inferior a la normal sobre el sur del Litoral (45%-50%) y este de la provincia de Buenos Aires (50%-55%). 

Por su parte, para el oeste de la provincia de Buenos Aires, los datos revelan que la categoría normal se ve más favorecida (40%-45%). “En el resto de la región también se favorecen las precipitaciones inferiores a la normal, pero con menor probabilidad de ocurrencia (40%-45%)”, detalló el SMN. 

En base a estos parámetros, destacaron que, hasta enero de 2022, los pronósticos coinciden en mantener mayores probabilidades de ocurrencia de precipitaciones inferiores a lo normal en dichas zonas. Sin embargo, en la parte norte de la Cuenca del Plata, en la naciente del río Paraná alrededor de los 15°S, los modelos pronostican mayor probabilidad de ocurrencia de precipitaciones superiores a lo normal.

Por último, el informe detalló que la probabilidad de desarrollo de una nueva fase fría (La Niña) tiende a aumentar entre los meses de septiembre a enero 2022, su eventual desarrollo podría agravar aún más la situación. “Resulta fundamental el continuo monitoreo y actualización de este fenómeno y de sus pronósticos”, concluyeron.

Fuente: Agrofy News

Volver

Otras Novedades

23/09/2021

El Gobierno debe compensaciones por la soja a más de 5700 productores

23/09/2021

Alertan que faltan agroquímicos por restricciones a la importación

23/09/2021

Cepo a la carne: Domínguez y técnicos de la Mesa de Enlace buscaron acercar posiciones

23/09/2021

En el mercado ganadero hay dos tendencias claras: Bajan los gordos mientras aumenta la ternerada

23/09/2021

Argentina apelará el fallo de la Corte de Comercio Internacional de EEUU respecto al biodiésel

23/09/2021

Eficiencia, escala de producción y gestión: los principales desafíos del sector porcino

22/09/2021

Domínguez recibirá el lunes a la Mesa de Enlace y prepara los ejes de gestión y medidas

22/09/2021

Calculan que se necesitan hasta 76 años para recuperar la inversión en la compra de un campo

22/09/2021

Proponen una extensión de la moratoria y una amnistía fiscal para pequeños contribuyentes

22/09/2021

Sostenibilidad: La red CREA está trabajando para sumar la “gestión ambiental” a la productiva y económica